Características identificativas de niños/as de Altas Capacidades

Características identificativas de niños/as de Altas Capacidades
5 noviembre, 2013 Comentarios desactivados en Características identificativas de niños/as de Altas Capacidades altas capacidades,Divulgacion admin
Es importante identificar a los niños de Altas Capacidades porque aunque se piense que por sí mismos pueden tener éxito escolar y profesional en la vida adulta esto puede no ser así.
Los padres suelen ser buenos identificadores de sus propios hijos de altas capacidades ya que en la mayoría de los casos se ha demostrado que estaban en lo correcto. En otras ocasiones han sido los maestros los que han jugado el importante papel de la identificación.
Los niños superdotados o de altas capacidades no sólo piensan de forma diferente, también “sienten” de un modo distinto.
Desde muy pequeños suelen hacer preguntas sobre el origen del universo, la vida y la muerte.
Algunos hablan muy temprano. Otros tardan más pero, cuando lo hacen, suelen presentar una gran riqueza de vocabulario, así como construcciones sintácticas complejas.
A la hora de leer, suelen aprender de forma autodidacta y apenas silabean. La lectura es comprensiva prácticamente desde el principio.
Aprenden con rapidez y son capaces de relacionar los conocimientos, es decir, no lo hacen de forma secuencial, uno detrás de otro, sino que puede haber “saltos” al relacionar unos aprendizajes con otros. Podríamos decir que aprenden “en red”.
Tienen una excelente memoria y atención. Cuando un tema les interesa son perseverantes y pueden concentrarse e, incluso, parecer que se obsesionan con él.
Proporcionan respuestas “creativas” a las preguntas y problemas. Son respuestas que no nos esperamos, que tienen una explicación muy lógica pero que no suele ser la que vemos normalmente.
Necesitan constantemente estímulos intelectuales.
Son perfeccionistas. Si piensan que algo no les saldrá como esperan no intentarán esa actividad hasta estar seguros.
Les gusta resolver problemas numéricos y acertijos.
Son hipersensibles (pueden percibir detalles del entorno que ni siquiera los adultos habíamos apreciado), humanitarios y tienen un alto sentido de la justicia.
Suelen ser niños inquietos que a veces pueden confundirse con hiperactivos debido a su sensibilidad a la hora de recibir estímulos y al mismo tiempo a su necesidad de “investigar”.
Tienen un sentido del humor en el que utilizan la ironía a edades tempranas y les gusta jugar con las palabras
No debemos olvidar nunca que son niños y, como tales, tienen unas necesidades psicológicas y afectivas que también deben desarrollarse.


Sobre el autor